| 19 de mayo de 2020 | 4:37 pm

Diarios desde el confinamiento

(#ConfinementDiaries)

Por: Tatiana Fernández Geara (@tatiluka)

Al pasar tanto tiempo encerrada en casa, decidí empezar una serie fotográfica para mantener la creatividad fluyendo y mi salud mental a flote. Los seres humanos alrededor del mundo hemos sido confinados a nuestros hogares. Cada quien vive el proceso de una manera distinta, pero ¿cuáles emociones y luchas estamos enfrentando en común en estos momentos?

  1. Hipocondríaca. Estoy sumamente resfriada. Casi todos hemos desarrollado sentimientos de hipocondría ante la situación actual, y tener síntomas de gripe no ayuda. La gente me dice que tome té de limón y jengibre pero ambos ingredientes son muy difíciles de encontrar en estos días.
  • Atrapada. Vi a Churro en esta posición y sentí que era un reflejo de mí. A veces miro por la ventana y me siento atrapada, aunque mi cama es uno de los lugares del mundo donde me suelo sentir más cómoda y segura.
  •  Libre. Muchas hemos dejado de afeitarnos, regresando a nuestro estado más básico. Me siento cómoda así.
  • Ahogada. Escuché en las noticias que una persona muy conocida en el país no sobrevivió la enfermedad. Conozco a su hija y a su yerno. Dejé de leer la noticia, apoyando el celular en el escritorio, y me levanté a lavar los platos. Vi mi reflejo en el fregadero y empecé a llorar sin control. Mucho. Había sentido la presión toda la semana pero no tenía idea de todo lo que había logrado acumular dentro de mí. Lo único que logró que parara de llorar fue el agarrar mi cámara.
  • Retada. ¿Me quedo admirando la lluvia por la ventana o me invento algo nuevo que jugar hoy? ¿Qué más se puede inventar dentro un mismo espacio?
  •  El Día de la Marmota. Esta semana sentí que estaba en una escena de la película “El Día de la Marmota”. Cuando salí a pasear al perro, me paré en la esquina y vi un motor cruzar la calle vacía cargando tantas fundas de pan que el motorista parecía estar enterrado debajo de ellas. Yo no siempre bajo a la misma hora cada mañana, pero por alguna extraña razón cuando llegué a la esquina al día siguiente, la calle estaba igual de desolada y en ese instante volvió a cruzar el motorista bajo la misma montaña de pan.
  • Sobre-informada. El Presidente le habla al país esta noche. No tengo cable, entonces lo veo en mi teléfono.
  • Agradecida. Un nuevo horario de toque de queda empieza hoy, pero me siento agradecida de poder salir a caminar con mi perro Churro y redescubrir el mundo exterior por unos minutos. Como muchos de los que vivimos solos, mi mascota es mi gran compañía.
  • Yo. Además de las piernas, dejé de afeitarme las axilas y de usar desodorante. Me siento sexy de todas formas. Es difícil admitirlo, pero sé que eventualmente volveré a sucumbir a las reglas sociales de quitármelos todos.
  1. Re-descubriendo. Empiezo a encontrar la belleza en lo ordinario.

Tatiana Fernandez Geara es una fotoperiodista y documentalista galardonada por su obra debut “Nana”.

Compartir:

Deja una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar a

Más contenido

#SelfLove

Leton Pé

20 álbumes para escuchar

¡Y el mundo nos cambió de golpe!

Cómo ayudar a los niños a gestionar el estrés

Tendencias 2020