| 19 de mayo de 2020 | 4:32 pm

Creando una nueva rutina

Por: Marjorie Ariza

Ya tenemos muchos días en casa, en cuarentena, separados de los demás, ante una realidad incierta de cuándo retornaremos a esa vida que antes teníamos. Y deseando que la enfermedad no nos toque a nosotros ni a ninguno de nuestros seres queridos.

Estamos ante una situación externa sobre la cual no tenemos control y esto nos podría hacer sentir ansiedad, estrés, miedo, e impotencia, por lo que sería importante recordar sobre lo que sí tenemos control: nuestras palabras, acciones, lo que sentimos, con quién hablamos, cuáles informaciones nos nutren en las redes, qué comemos, entre otros.

Es sano recordar que el pasado, el futuro, y lo que hacen, piensan y sienten los demás está fuera de nuestro control. Creer que podemos hacer algo para que cambien es malgastar una energía que se debe de enfocar única y exclusivamente en nosotros mismos y en todo lo que podamos hacer y dar.

Es importante en estos días, tener una estructura que sea flexible, te sugiero crear una nueva rutina personal. Si, nueva, ya que la otra cesó al menos por un tiempo, y quien dice que a raíz de todo lo que aprendamos en este periodo en casa, si aquella rutina se verá modificada por lo que nos ha servido en estos días.

Este cambio requiere de práctica hasta llegar a convertirse en una costumbre o hábito.

Nuestra vida cotidiana está formada de rutinas, trabajo, horarios de comidas, hora de despertar y dormir, limpiar, tomar café o té… La rutina es un mecanismo que nos brinda seguridad y en estos días definitivamente que nos viene muy bien sentir algo de seguridad.

Una vez estés claro con la tuya sería sumamente beneficioso motivar a tu pareja y a los que están contigo a que hagan las suyas. Les mencionaré ahora opciones para orientarlos en que pudieran contener sus rutinas. Claro está, pueden ponerse creativos y agregar cosas que no menciono, existe la posibilidad que algunas no les funcionen y está bien, es cuestión de intentar hacer cambios pues estamos en momentos donde la flexibilidad y el desapego a lo que tenemos “bajo control”, podrían ser nuestros grandes aliados.

  1. Al despertar, preferiblemente: Agradece – adopta una actitud de agradecimiento desde el corazón, puedes decir una frase o solo repetir tres veces la palabra gracias.

Respira – procura hacer ejercicios de respiración al menos en tres momentos del día. Puedes encontrar diferentes opciones en aplicaciones, YouTube y otros. Una forma sencilla y funcional es intentar inhalar aguantando la respiración contando hasta cinco, de la misma manera exhalar el aire contando hasta cinco y repetir este ejercicio al menos tres veces.

Medita y/o Ora – lo que más funcione para ti.

Haciendo esto al inicio del día verás la diferencia, te lleva a cada vez ir cultivando una actitud positiva.

  • Toma Agua durante todo el día. sobre todo en este momento, la hidratación es básica.
  • Planea las comidas del día. Define el menú que sea lo más saludable dentro de las posibilidades y el horario, aquí que participen los que están contigo en tu casa y hagan el compromiso de estar todos juntos. Estos son los momentos para definir en qué momento veremos TV juntos, si alguno quiere hacer alguna de las comidas y también si juegan en algún momento.
  • Las labores del hogar deben de simplificarse y asignar tareas específicas según las habilidades de cada uno.
  • Conéctate con los demás a través de llamadas telefónicas o vía video a través de las tantas plataformas que hay disponibles. Con tus familiares, compañeros de trabajo, amigos cercanos e incluso con aquellos que viven en otros países.
  • Trabaja. Si tienes la oportunidad de poder continuar trabajando desde casa aprovéchalo al 100%. Pero claro, establece un horario.
  • Estudia, lee, ve videos, escucha podcasts que te sumen. Saca un momento para nutrirte con todo lo bueno que puedas, incluso que tal vez tenías pendiente. Relacionado a tu profesión o quizás a lo que más te apasione. Puede ser incluso un buen momento para aprender algo nuevo, en youtube hay una cantidad inmensa de tutorial es para aprender lo que quieras.
  • Juega y ríe con tu pareja, con tus hijos si es el caso o con quienes te acompañan en este momento. Juegos de mesa, juegos de adivinanzas, chistes, hasta videojuegos haciendo equipos.
  • Ejercítate. Hay muchas opciones desde caminar dentro de la casa, o patio si tienes, subir y bajar escaleras, ejercicios de estiramiento, de relajación muscular, también hay una gran variedad que puedes conseguir a través de YouTube y las distintas aplicaciones. Y muchos gimnasios están dando la opción de rutinas vía las distintas plataformas de video llamadas. No te quedes en la cama o en el sofá todo el día, tu cuerpo se resentirá y lo vas a sentir.
  1. Crea un ritual calmado a la hora del baño y disfrútalo. Recuerda, no hay prisas.
  1. Escucha música, canta, baila, escribe poemas o pensamientos, toca algún instrumento, pinta, haz manualidades… despierta al artista que hay en ti.
  1. Toma sol. Sal al patio si tienes, ve al balcón, si no ve a la ventana por donde más rayos entren y toma el sol por un momento.
  1. Descansa. Procura tener un sueño profundo y reparador.

Marjorie Ariza (M.A) Psicóloga clínica, terapeuta sexual y de pareja, life coach. Miembro de Praxis Psicología Integral. Para contacto: 809.227.66.44 – @praxisdom, www.praxis.com.do

Compartir:

Deja una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar a

Más contenido

#SelfLove

Leton Pé

20 álbumes para escuchar

¡Y el mundo nos cambió de golpe!

Cómo ayudar a los niños a gestionar el estrés

Tendencias 2020